2. Algunas de las (sin)razones de la reforma constitucional

Posted on 12 septiembre, 2011

0


Más allá de que la reforma constitucional se haya impulsado por un Presidente amortizado, quizás sobresaltado por el pánico, limitado de aptitudes para continuar el desempeño de su función hasta las próximas elecciones inoficiosamente anunciadas para el 20 de noviembre próximo, habitual trocador de razonamientos y muñidor obediente en sus plegarias del obstinado sermón del equilibrio presupuestario trazado por el eje franco-alemán (aunque sobre todo desde Berlín), conviene preguntarse por las motivaciones de la urgencia de convocar la medida en un pleno extraordinario del Congreso en período vacacional, así como sobre las consecuencias que pueden extraerse de la regulación implantada en la Constitución.

La primera cuestión no da mucho de sí, aunque haya sido abundante lo que se ha escrito en los últimos días, dando lugar a posiciones de todo tipo. Entre quienes han mostrado su acuerdo con la reforma, por representar la “constitucionalización de una situación de emergencia económica”[1], se ha argumentado que estaríamos ante una innovación del Derecho constitucional europeo, pese a no provenir de una decisión constituyente europea, puesto que vendrá de la suma de decisiones constituyentes de los diferentes países que integran la Unión[2].

La mayoría de observadores, en cambio, han indicado que la causa de la reforma se encuentra en la decisión que adoptaron Merkel y Sarkozy en el encuentro que mantuvieron el 16 de agosto pasado[3] —“un importante avance para la unión económica de la zona euro”, según el Presidente Zapatero[4]—, aunque la primera lo hubiera propuesto ya meses antes[5], viniendo a determinar el camino a recorrer por los restantes países de la eurozona, incluyendo en sus normas constitucionales la “regla de oro” del equilibrio presupuestario y en consonancia, también, con las garantías requeridas por el Banco Central Europeo para proseguir las actuaciones desplegadas últimamente en relación, entre otras, con nuestra deuda soberana[6].

Esa razón parece, desde luego, incontestable, a pesar del argumento en contrario de algunos[7] y, más a pesar por dejar comprometido el andamiaje institucional europeo y en evidencia a los gobiernos que, como el nuestro, sigan el plan de ruta trazado y “arreglen sus Constituciones” sin ningún género de cuestionamiento, dando imagen de una economía cada vez más intervenida desde fuera[8] y de unos políticos pigmeos en ideas con que ofrecer respuestas diferenciadas de las directrices de los contables.

Presumir por ello del “arreglo constitucional”, haciendo ostentación de que España es “el país que más se compromete con los objetivos de estabilidad presupuestaria” y que “ningún país hace esto en Europa”[9], demuestra la evidente carencia de cualidades para explicitar con inteligencia las razones de esa actitud seguidista, quedando todo entonces en una simple baladronada.


[1] Vid. PÉREZ, Fernando J.: “Una Constitución dura de reformar”, en El País, 28 de agosto de 2011, recogiendo el planteamiento entrecomillado de Javier Pérez Royo.

[2] Cfr. Pérez Royo, Javier: “La reforma constitucional en perspectiva”, en El País, 4 de septiembre de 2011.

[3] Vid., entre otros, Aranda Pérez, Elviro: “Por el camino adecuado”, en El Mundo, 31 de agosto de 2011. Texto consultado en el Diario del Derecho de Iustel, 1 de septiembre de 2011;  La Vanguardia (Editorial): “Equilibrio presupuestario constitucional”, La Vanguardia, 24 de agosto de 2011; REVERTE, Jorge M.: “La democracia en riesgo”, en El País, 31 de agosto de 2011; Nueva Tribuna: “Zapatero pacta con Rajoy reformar la Constitución para fijar un límite de gasto”, Nueva Tribuna, 23 de agosto de 2011; ONETO, José: “Reforma Constitucional: Ni 35, ni tercera urna…”, en Republica.com, 30 de agosto de 2011; PÉREZ, David M.: “Las cinco claves de la limitación del déficit por mandato constitucional”, en Cinco Días, 24 de agosto de 2011; De Velasco, Luis: “Reforma constitucional rechazable en forma y fondo”, en Republica.com, 30 de agosto de 2011.

[4] Vid. FLORES, Gabriel: “Referéndum”, en Nueva Tribuna, 31 de agosto de 2011.

[5]Cfr. Bolaños, Alejandro: “El pago de la deuda será la ‘prioridad absoluta’ para todas las Administraciones”, en El País, 26 de agosto de 2011.

[6] Vid. Nueva Tribuna: “Salgado afirma que la decisión del Gobierno ha sido ‘autónoma'”, Nueva Tribuna, 24 de agosto de 2011.

[7] Vid. EL PAÍS (información de agencias): “Montoro afirma que el acuerdo no responde a ninguna exigencia del BCE”, El País, 27 de agosto de 2011.

[8] Vid. Vázquez, Pablo: “Reforma constitucional y Comunidades Autónomas”, en ABC, 27 de agosto de 2011. Texto consultado en el Diario del Derecho de Iustel, 30 de agosto de 2011.

[9]Vid. las declaraciones de Cristóbal Montoro, recogidas por EL PAÍS: “PP y PSOE se felicitan por el acuerdo mientras intentan sacar rédito político”, El País, 26 de agosto de 2011.

Posted in: Sin categoría