50. Extensión del embargo en entidades de crédito

Posted on 4 octubre, 2012

1


 

Otra variación que se pretende en sede recaudatoria es la referida al embargo de bienes o derechos en entidades de crédito o de depósito [al respecto vid. DE MIGUEL ARIAS, Sabina: La práctica del embargo para el cobro de la deuda tributaria, Aranzadi, Navarra, 2011, pp. 266 y ss. y, especialmente, pp. 274 y ss] y que se plasma en la modificación del artículo 171.1 de la LGT, con la intención de extender los efectos del embargo no sólo a bienes y derechos no identificados en la diligencia de embargo y que existan en la oficina o sucursal de la entidad, lo cual ya aparece recogido ahora, sino también a otros obrantes en la persona o entidad de que se trate, sin más límite territorial que el correspondiente a las competencias de la Administración tributaria actuante [según opinan JONES, Luis y FERNÁNDEZ-DAZA, Ana: “Más difícil para el defraudador”, en El País, 22 de julio de 2012, p. 15, la limitación del embargo a bienes y derechos en la sucursal no tiene sentido ya por la modernización de los sistemas de información].

La modificación que se propone del artículo 171.1 de la LGT es la siguiente:

«1. Cuando la Administración tributaria tenga conocimiento de la existencia de fondos, valores, títulos u otros bienes entregados o confiados a una determinada oficina de una entidad de crédito u otra persona o entidad depositaria, podrá disponer su embargo en la cuantía que proceda. En la diligencia de embargo deberá identificarse el bien o derecho conocido por la Administración actuante, pero el embargo podrá extenderse, sin necesidad de identificación previa, al resto de los bienes o derechos existentes en dicha persona o enti- dad, dentro del ámbito estatal, autonómico o local que corresponda a la jurisdicción respectiva de cada Administración tributaria ordenante del embargo.

Si de la información suministrada por la persona o entidad depositaria en el momento del embargo se deduce que los fondos, valores, títulos u otros bienes existentes no son homogéneos o que su valor excede del importe señalado en el apartado 1 del artículo 169, se concretarán por el órgano competente los que hayan de quedar trabados.»

Obviamente, con la modificación propuesta, se desnaturaliza en gran medida la prohibición de embargos genéricos e indeterminados, dado que bastará la identificación de una cuenta en una oficina de la entidad de crédito o de depósito de que se trate, para que la Agencia Tributaria estatal consiga la traba de todas las demás cuentas abiertas, sin necesidad de identificarlas, en cualquier otra oficina de la misma entidad de todo el territorio nacional [DE MIGUEL ARIAS, Sabina: La práctica del embargo…, cit., p. 275, recuerda la polémica que se suscitó hace años sobre la práctica de embargos genéricos en cuentas bancarias de los obligados].

Esta extensión de la traba al resto de bienes o derechos existentes en la entidad aumentará la eficacia de sus actuaciones, aunque se haga a costa de incrementar las obligaciones de colaboración de dichas entidades, trasladándolas los costes de gestión de su cumplimiento, so pena de incurrir en la responsabilidad señalada en el artículo 42.2 de la LGT [más ampliamente, vid. SÁNCHEZ PEDROCHE: “Primeras y preocupantes impresiones…”, cit., pp. 109-110].

Posted in: Sin categoría