51. Nueva infracción por incumplimiento de la obligación de presentación telemática de declaraciones o autoliquidaciones

Posted on 4 octubre, 2012

1


 

Junto a las medidas que se han ido comentando del proyecto de ley, que, como se ha visto, acentúan la mutación de determinadas figuras y regímenes tributarios (sucesión, responsabilidad, recaudación, prescripción…) por la preeminente posición del objetivo de prevención del fraude fiscal, aparece también la modificación de instrumentos explícitos para combatir éste a través del ejercicio de la potestad sancionadora de la Administración tributaria.

En este punto se incluyen medidas que complementan el cuadro de infracciones y sanciones previstas en la LGT, así como el procedimiento sancionador, aunque en algunos casos la técnica empleada determine la aparición de regímenes específicos que se apartan de los enunciados generales de dicha ley.

Siguiendo con el orden de las modificaciones impulsadas en el proyecto, la primera se refiere a la nueva infracción que pretende establecerse por incumplimiento de la obligación de presentar de forma telemática las declaraciones y autoliquidaciones de determinados obligados tributarios; medida que, obviamente, responde a finalidades utilitaristas y de conveniencia en las tareas de gestión administrativa.

Ante la atipicidad actual de la conducta, se establece una específica infracción en el apartado 1 del artículo 199 de la LGT que comporta una desdoblada respuesta sancionadora, dado que se impondrán multas fijas sin necesidad de graduación si se trata de autoliquidaciones y declaraciones (apartado 2 del mismo precepto) y, para el caso de que se trate de requerimientos individualizados o declaraciones informativas generales, las sanciones se graduarán en función del número de datos referidos a una misma persona o entidad, cuando los mismos no se expresen en magnitudes monetarias (apartado 4) y no se graduarán si los datos se expresan monetariamente (apartado 5) [la nota distintiva principal, como se ha indicado, estriba en que la sanción tenga que ser objeto o no de graduación, lo que proviene del tipo de declaración a formular telemáticamente. La exposición de motivos del proyecto viene a contraponer las sanciones fijas con las variables (en realidad sólo la prevista en el nuevo artículo 199.5 es una multa variable del 1% pero que no tiene que graduarse)].

La redacción propuesta de los apartados 1, 2, 4 y 5 del artículo 199 de la LGT es la siguiente:

«1. Constituye infracción tributaria presentar de forma incompleta, inexacta o con datos falsos autoliquidaciones o declaraciones, así como los documentos relacionados con las obligaciones aduaneras, siempre que no se haya producido o no se pueda producir perjuicio económico a la Hacienda pública, o contestaciones a requerimientos individualizados de información.

También constituirá infracción tributaria presentar las autoliquidaciones, declaraciones o los documentos relacionados con las obligaciones aduaneras por medios distintos a los electrónicos, informáticos y telemáticos en aquellos supuestos en que hubiera obligación de hacerlo por dichos medios.

Las infracciones previstas en este artículo serán graves y se sancionarán de acuerdo con lo dispuesto en los apartados siguientes.»

«2. Si se presentan de forma incompleta, inexacta o con datos falsos autoliquidaciones, declaraciones o documentos relacionados con las obligaciones aduaneras, la sanción consistirá en multa pecuniaria fija de 150 euros.

Si se presentan por medios distintos a los electrónicos, informáticos y telemáticos cuando exista obligación de hacerlo por dichos medios, la sanción consistirá en multa pecuniaria fija de 1.500 euros.»

«4. Tratándose de requerimientos individualizados o de declaraciones exigidas con carácter general en cumplimiento de la obligación de suministro de información recogida en los artículos 93 y 94 de esta ley, que no tengan por objeto datos expresados en magnitu- des monetarias y hayan sido contestados o presentadas de forma incompleta, inexacta, o con datos falsos, la sanción consistirá en multa pecuniaria fija de 200 euros por cada dato o conjunto de datos referidos a una misma persona o entidad omitido, inexacto o falso.

La sanción será de 100 euros por cada dato o conjunto de datos referidos a una misma persona o entidad cuando la declaración haya sido presentada por medios distintos a los electrónicos, informáticos y telemáticos y exista obligación de hacerlo por dichos medios, con un mínimo de 1.500 euros.»

«5. Tratándose de requerimientos individualizados o de declaraciones exigidas con carácter general en cumplimiento de la obligación de suministro de información recogida en los artículos 93 y 94 de esta ley, que tengan por objeto datos expresados en magnitudes monetarias y hayan sido contestados o presentadas de forma incompleta, inexacta, o con datos falsos, la sanción consistirá en multa pecuniaria proporcional de hasta el 2 por ciento del importe de las operaciones no declaradas o declaradas incorrectamente, con un mínimo de 500 euros.

Si el importe de las operaciones no declaradas o declaradas incorrectamente representa un porcentaje superior al 10, 25, 50 ó 75 por ciento del importe de las operaciones que debieron declararse, la sanción consistirá en multa pecuniaria proporcional del 0,5, 1, 1,5 ó 2 por ciento del importe de las operaciones no declaradas o declaradas incorrectamente, respectivamente. En caso de que el porcentaje sea inferior al 10 por ciento, se impondrá multa pecuniaria fija de 500 euros.

La sanción será del 1 por ciento del importe de las operaciones declaradas por medios distintos a los electrónicos, informáticos y telemáticos cuando exista obligación de hacerlo por dichos medios, con un mínimo de 1.500 euros.»

La nueva infracción consistirá en dejar de presentar por medios electrónicos, informáticos y telemáticos, cuando hubiera obligación de efectuarlo por dichos medios, las declaraciones, autoliquidaciones y documentos relacionados con las obligaciones aduaneras, aún cuando la presentación por otros medios no implique su inexactitud o falseamiento, conducta esta última que ya aparece tipificada en el párrafo primero del artículo 199.1 de la LGT.

El resultado que arroja el nuevo precepto es claro: aunque la declaración sea correcta, si no se presenta telemáticamente, constituye infracción grave y será sancionada con las multas específicamente previstas que son superiores a las que corresponde imponer cuando las declaraciones o autoliquidaciones sean incompletas, inexactas o falsas; lo que deja en evidencia la falta de proporcionalidad de la norma y, sobre todo, la criticable inspiración que promueve la reforma.

  • Así, frente a la multa fija de 150 euros que comporta la presentación incompleta, inexacta o con datos falsos, se prevé ahora una multa fija de 1.500 euros si la presentación de la declaración o autoliquidación no se hace telemáticamente (art. 199.2 LGT).
  • Cuando se trate de requerimientos individualizados o de declaraciones exigidas con carácter general en cumplimiento de las obligaciones de suministro de información (arts. 93 y 94 LGT), hay que distinguir: Si no tienen por objeto datos expresados en magnitudes monetarias y se cumplimentaron de forma incompleta, inexacta o con datos falsos, la multa fija de 200 euros por cada dato o conjunto de datos referidos a una misma persona o entidad se transforma en multa de 100 euros pero con un mínimo de 1.500 euros si la declaración no fue presentada telemáticamente (art. 199.4 LGT). Y si los datos se expresan en magnitudes monetarias, la multa proporcional del 2% del importe de las operaciones no declaradas o declaradas incorrectamente, con un mínimo de 500 euros —aunque, la determinación del porcentaje concreto de la multa (que puede ser del 0,5%, 1%, 1,5% o 2%) se hace depender del porcentaje que represente el importe de las operaciones no declaradas o incorrectamente declaradas sobre el total (10%, 25%, 50% o 75%)—, se transforma en multa del 1% con un mínimo de 1.500 euros si las operaciones no se declararon telemáticamente (art. 199.5 LGT) [en el Informe de la AEDAF, cit., p. 39, solamente se critica la posibilidad de que el principio de proporcionalidad se vulnere con la sanción del 1% de las operaciones declaradas por medios distintos a los telemáticos, “porque el daño ocasionado a la Administración por el incumplimiento del deber de declarar telemáticamente se puede identificar, básicamente, con el coste de incorporar los datos presentados en papel a un soporte electrónico, por lo que resulta injustificado establecer una sanción proporcional al importe de las operaciones declaradas (que sí tiene sentido y resulta proporcional en caso de no presentación de declaraciones, porque en ese caso el daño causado está relacionado con el desconocimiento de datos relevantes para cuantificar obligaciones tributarias, lo que justifica una sanción del 2%, que puede considerarse proporcional al daño causado)”].

Parece evidente que la modificación propuesta poco o nada tiene que ver con intensificar las actuaciones contra el fraude fiscal, pues “no atiende a obtener ningún dato más, lo único que quiere es subrayar la supremacía de la Administración, que ya no se limita a promover los medios electrónicos, sino que los impone”, trasladando el coste del tratamiento informático de los datos al obligado tributario y olvidando que “no existe falta de declaración en aquel que aporta la documentación requerida, sea para liquidar o sea informativa, aunque lo haga en modelo y forma distinto del pertinente, pues sustancialmente la obligación se ha visto completamente satisfecha” [el planteamiento entrecomillado es de SÁNCHEZ PEDROCHE: “Primeras y preocupantes impresiones…”, cit., p. 111].

Posted in: Sin categoría